31 dic. 2013

Galletitas ricas para despedir el año


No podía despedir el año sin una receta. El 2013 ha dado mucho para mí en cuanto a repostería se refiere. Allá por el mes de marzo conseguí sacar del horno mis primeros cupcakes aceptables y desde entonces todo ha ido a mejor. Me lo he pasado en grande horneando sin parar, aprendiendo y fracasando a veces, leyendo recetas, comprando utensilios, libros, ingredientes..., tratando de hacer fotos mejores. Sin duda, el 2013 ha sido un año inolvidable por sus buenos ratos en la cocina, mientras mis niños entraban y salían llenándolo todo de juguetes, interrumpían en mitad del batido de un frosting, lloraban o querían "ayudar" a mamá, jajajaja. Menos mal que el padre ha estado siempre al quite de todo para que yo pudiera seguir practicando mi hobby. Me encantaría que el 2014 fuera igual de gratificante.

Para poner fin a este año tan dulce os traigo una receta sencillita y rica: unas galletas de mantequilla y almendra deliciosas, que gustan a todos y son muy agradecidas de hacer. Las galletas dan poco trabajo si las comparamos con la elaboración de unos cupcakes. Así que os animo a que os pongáis manos a la masa. Esta receta es perfecta para hacer en estos días de vacaciones con niños en casa.


INGREDIENTES
(para unas 20 galletas dobles )
-120 gr. almendras molidas
-185 gr. harina trigo
-100 gr. azúcar glas
-120 gr. mantequilla a temperatura ambiente
-1 huevo
-1 cucharadita de vainilla (extracto, pasta, esencia...)
-1/2 cucharadita de levadura
-1 pizca de sal


ELABORACIÓN
-Tamizar los ingredientes secos menos la almendra (harina, levadura, azúcar y sal) y reservar.
-Batir la mantequilla hasta que esté cremosa.
-Añadir el huevo, la vainilla y la almendra y mezclar ligeramente.
-Por último, sumar los ingredientes secos y mover hasta que la masa haga pequeñas bolas.
-A continuación, amasar a mano para unir la masa.
-Dividir la masa en tres partes, envolverlas en film transparente y meterla en la nevera durante al menos 1 hora.
-Cuando llegue la hora de cortar las galletas con los cortapastas, hay que tener en cuenta varias cosas importantes que nos facilitarán el trabajo (bueno, aquí cada persona tendrá sus propios trucos, pero yo os cuento los míos, que para eso es mi blog ):
  • Trabajar siempre sobre un papel vegetal o papel para hornear (evita que la masa se peque a la superficie de trabajo).
  • Enharinar el rodillo cuando vayáis a estirar la masa y cada vez que sea necesario (si no, la masa también se pega al rodillo). Otra opción, es poner otro papel vegetal encima y pasar el rodillo sobre el papel.
  • Pasar por harina los cortapastas antes de usarlos.
  • (En resumen: ¡HARINA POR TODAS PARTES PARA EVITAR QUE SE PEGUE!)
  • ¡Ah! Y también respetar el tiempo de refrigerado, pues se manipula mucho mejor la masa cuando está fría.
-Pasada la hora en la nevera, sacar una de las partes, estirarla hasta que tenga medio cm. de grosor y cortar con la forma deseada. En este caso yo he usado números (2014) y letras (XMAS) y además las he rellenado de mermelada de fresa. Hice además otras sin rellenar, porque me moría de ganas por usar este cortador de mini hombrecito que vi el otro día en la tienda TIGER.


El mini hombrecito es la caña, de verdad, no puede quedar más mono, tan pequeñín y tan bien formado. Aquí lo podéis ver a la sombra de unas setas de crochet hechas por la Señora Armadilla, del blog "La Armadilla Invencible". Si tenéis oportunidad, no dejéis de visitar su blog. La Señora Armadilla es una experta en hacer cuadernos mágicos, crochet maravilloso, dulces y salados riquísimos, pero sobre todo es una maestra en describir la vida cotidiana con mucho humor, ácido e inteligente. 

Sigamos con la receta... Nos habíamos quedado cortando la masa (☺ ☺ ☺)

-Una vez cortadas las galletas, colocarlas sobre papel vegetal en la bandeja y hornear a 160º unos 12 minutos. Están listas cuando a empiezan a dorarse ligeramente por los bordes. Si pensáis rellenarlas de mermelada, chocolate o lo que sea, 5 minutos antes de que acabe el tiempo, abrid el horno y con la parte convexa de una cucharilla haced un pequeño hueco en la galleta que va a llevar la mermelada-chocolate-o lo que sea (así evitaréis que sobresalga de la galleta).
-Dejarlas enfriar unos minutos en la bandeja del horno hasta que se endurezcan un poco y luego pasarlas a una rejilla para que pierdan la humedad por debajo.

Están tan buenas... Yo aún las estoy oliendo. Las acabo de hacer y han dejado un olor estupendo en toda la casa. 

Sólo me queda desearos: ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!! Que seáis muy felices esta noche y siempre.


¡Hasta pronto!

Besos a todos.









29 dic. 2013

Empaquetado Navideño


"No me lo envuelva, por favor. Ya me apaño yo sola en casa. Gracias". Si en estos días andáis ultimando compras de Reyes y os apetece coger ideas para presentar de una manera más personal vuestros regalillos, ¡éste post es para vosotros! Veréis que, con muy poco, se pueden hacer cosas bastante resultonas. Basta un poco de imaginación y ganas de hacerlo bien. ¿Cómo va a ser lo mismo recibir algo especial que el típico sobre-regalo con el logo de la tienda de turno como adorno? Un buen empaquetado mejora indudablemente lo que hay dentro. Animaos, ya veréis cómo os lo agradecerán.

Para empezar os enumero la selección de materiales que he hecho yo para envolver mis regalos de esta Navidad:

-Rollos de papel kraft (es ese papel marrón con el que habitualmente se lían los paquetes que mandamos por Correos. Se pueden comprar en cualquier papelería. Adoro este papel desde que era pequeña. ¿No es una preciosidad?).
-Lazos, cintas y cordeles (yo he optado por los tonos rojos y marrones. De venta en mercerías o en tiendas como IKEA, TIGER...)


-Botones de madera, corazones, minipinzas, blondas (cualquier adornillo que os guste para darle el toque final al paquete).


-Etiquetas (yo las he comprado on-line en The Craftcake Mama, pero en Pinterest hay muchas para descargar de forma gratuita, o incluso podéis hacerlas vosotros mismos con una troqueladora o tijeras de corte con formas).


-Whashi tape (o papel fixo decorado. Cada vez está más de moda y es más fácil de encontrar. Son súper decorativos y los hay de infinitos diseños. El peligro que tiene el whashi tape es que es muy muy muy adictivo . Primero te compras uno, y luego otro, y luego otro más... Así, hasta que llenas una caja de dimensiones considerables. Te apetece ponérselo a todo lo que ves. Lo han inventado los japoneses. ¿Qué pretenden? Yo los quiero tener todos )


Aún no he empezado a envolver, pero ya lo tengo todo "ready". ¿Cómo lo lleváis vosotros? ¿Os gustan también los empaquetados hand-made? 

Ya os enseñaré cómo me quedaron los paquetitos.

Besos a todos.

¡Hasta pronto!



11 dic. 2013

Cupcakes de Navidad (¡receta doble!)


Llegó la Navidad. Y como seguramente estáis esperando unos cupcakes navideños, no he querido defraudaros. ¡Tachááááááánnn! Aquí los tenéis. ¿Molan mucho, verdad?



Reconozco que cuando terminé los primeros cupcakes-arbolitos empecé a saltar y todo de la emoción. Súper orgullosa que estaba. Tenéis que entender que, tras tantas horas de trabajo, ver que las cosas salen como tenías pensado recompensa mogollón. Claro que no siempre es así. A veces, también se fracasa. Os prometo que alguna vez publicaré un post sobre mis "errores" reposteriles (aunque de esos no tengo fotos, jejejeje). Pero ahora, disfrutemos de estos cupcakes de Navidad, que son una cucada.


Para empezar, elaboré decoraciones variadas, la mayoría con fondant:

Bastones de caramelo (entrelazando dos "fideos" gordos de fondant)
Hojas de acebo (usando un cortador)
Muñecos de nieve (comprados tal cual y colocados sobre una base circular de fondant)
Árboles de Navidad (tiñendo el frosting de verde, y colocando estrella de fondant y perlas de azúcar de colores).
Sprinkles chulísimos con forma de hoja de acebo en tamaño mini.


A estas alturas de mi cortísima carrera en el mundo cupcake, se puede decir que tengo ya un número considerable de cortadores y herramientas ad hoc, que facilitan mucho el trabajo de la decoración de mis queridos pastelillos. En este caso, estrené el cortador de hoja de acebo, los muñequitos de nieve hechos de azúcar y los sprinkles. Y he de deciros que ¡me encantan! y que, visto el resultado, ha sido una compra feliz.

Hice dos recetas de cupcakes, a cúal más rica. Os cuento.

DE CHOCOLATE Y DULCE DE LECHE(para 12 cupcakes aprox.)

PARA EL BIZCOCHO

Ingredientes:
-115 gr. de chocolate Valor con dulce de leche (si no encontráis éste, podéis usar cualquier otro que os guste).
-115 ml. de leche (a temperatura ambiente).
-135 gr. de mantequilla -¡no margarina!- (a temperatura ambiente).
-150 gr. de azúcar moreno.
-150 gr. de harina de trigo.
-3 huevos (a temperatura ambiente).
-1 cucharadita y media de levadura química (tipo Royal).

Preparación:
-Colocar las cápsulas de papel dentro de la bandeja para hornear.
-Precalentar el horno a 180 grados.
-Calentar la leche junto con el chocolate hasta que se funda. Retirar del calor y dejar templar.
-Tamizar la harina con la levadura y reservar.
-Batir la mantequilla junto con el azúcar, hasta que esté homogéneo.
-Sumar los huevos  1 a 1, batiendo tras cada adición.
-Incorporar la harina y la levadura tamizadas.
-Por último, añadir el chocolate.
-Rellenar las cápsulas hasta un poquito más de la mitad.
-Hornear unos 20 min. a 180 grados (siempre hay que tener en cuenta, que el tiempo y la temperatura son relativos y dependen de cada horno. No perdáis de vista vuestros cupcakes mientras se están horneando. Recordad que no debéis abrir la puerta del horno hasta que no haya pasado más de la mitad del tiempo total estimado y que, para saber si ya están listos, basta con clavar un palito en el centro; si éste sale limpio los cupcakes ya están hechos).
-Tras sacarlos del horno, dejarlos enfriar un par de minutos dentro de la bandeja y después pasarlos a una rejilla para que pierdan la humedad por debajo.
-Una vez fríos, hacerles un agujerito en el centro (con la ayuda de un descorazonador de manzanas) y rellenarlos con dulce de leche.
-Por último, cubrirlos con el frosting.
-Comerlos sin sentimiento de culpa porque, puff, están para morir (¿hay alguien que no se muera por la combinación chocolate-dulce de leche?, ¿puede haber algo más bueno?☺ ☺ ☺).



PARA EL FROSTING

Ingredientes:
-100 gr. de chocolate negro para postres.
-250 gr. de dulce de leche.
-1 chorrito de Baileys (opcional).

Preparación:
-Derretir el chocolate al baño María.
-Retirar del calor y agregar el dulce de leche.
-Mezclar bien e incorporar, por último, el licor.

PARA RELLENAR

-Dulce de leche en estado puro (jejeje).

DE MANZANA Y CANELA(para 12 cupcakes aprox.)

PARA EL BIZCOCHO

Ingredientes:

-115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente (como siempre).
-220 gr. de azúcar blanco.
-3 huevos a temperatura ambiente.
-220 gr. harina de trigo.
-1 cucharadita y media de levadura química (tipo Royal).
-150 ml. de leche.
-2 palos de canela.
-2 cucharaditas de canela molida.
-1 manzana grande, pelada y cortada en trozos pequeños.


Preparación:
-Hervir la leche con dos palos de canela y dejar templar.
-Apartar un par de cucharadas (que posteriormente usaremos para hacer el frosting).
-Precalentar el horno a 180 grados y preparar las cápsulas dentro de la bandeja de horneado.
-Tamizar los ingredientes secos (harina, levadura y canela) y reservar.
-Batir la mantequilla con el azúcar.
-Añadir los huevos, uno a uno.
-Echar la mitad de la harina y mezclar a velocidad baja sólo hasta que se integre.
-Verter la leche (quitando la rama de canela) y volver a batir.
-Poner la otra mitad de la harina y mezclar a velocidad baja hasta que la masa esté homogénea.
-Sumar la manzana picada.
-Rellenar las cápsulas hasta un poco más de la mitad.
-Hornear unos 20 min.
-Dejar enfriar en una rejilla.
-Rellenarlos con la compota de manzana.
-Decorarlos con el frosting (podéis usar colorante verde para teñirlo y hacer los preciosos arbolitos de Navidad).

PARA EL RELLENO (COMPOTA DE MANZANA)

Ingredientes:
-2 manzanas, peladas y cortadas.
-150 ml. agua.
-75 gr. azúcar.
-1 rama de canela

Preparación:
-Llevar a ebullición el agua junto con el azúcar, a fuego medio para que el azúcar se disuelva bien.
-Sumar la manzana y la canela. Bajar el fuego y cocer unos 30 minutos aprox.


PARA EL FROSTING

Ingredientes:
-250gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
-325gr. de icing sugar (o azúcar glas en su defecto) tamizada.
-2 cucharadas de leche infusionada con canela.
-colorante en pasta verde (si queréis).

Preparación:
-Tamizar el azúcar y colocarlo en un bol junto con la mantequilla y la leche.
-Batir primero 1 min. a velocidad baja y luego al menos otros 5 min. más a velocidad medio-alta.
-Una vez hecho el frosting, se puede poner una pequeña cantidad de colorante y moverlo hasta que tenga un color uniforme.

No sé deciros cúal de las dos recetas me ha gustado más. Los de chocolate-dulce de leche son un valor seguro para los amantes del chocolate y para los más golosos. Los de manzana-canela tienen un toque súper navideño y son muy aromáticos gracias a la canela. Deliciosos los dos. Riquísimos. Te los comes sin más y los disfrutas. Así son los cupcakes.

Me encantaría que el blog sirviese para resolver posibles dudas a la hora de "repostear" vuestros cupcakes. Leo y contesto a todos los comentarios. Así que no os cortéis si os apetece hacerme alguna sugerencia o pregunta.

Nada más que me queda deciros una cosa: FELIIIIIIIIZZZZZ NAVIDAAAAAAAADDD



Besos a todos.

Hasta pronto.











18 nov. 2013

Cookies Irresistibles


Hoy os traigo una receta de las que os harán triunfar para siempre, una receta top, una receta que os proporcionará de inmediato la felicidad más pura. Estas cookies son lo más de lo más. Aromáticas 100%, tiernas y sabrosas... y encima con chocolate, ¡mmmmm!... Si es que por algo son las favoritas de mi hermana (prueba inequívoca del inmenso poder de estas cookies, capaces de seducir incluso a los no-golosos). Nadie se resiste a ellas, de ahí el título del post.


Y... ¿sabéis cuál es el secreto? Pues un simple ingrediente: la mantequilla de cacahuete. Y ahora me confieso: yo tenía muuuuuchos prejuicios sobre la mantequilla de cacahuete antes de haberla usado, no sé vosotros. A ver, esos famosísimos sandwiches de las pelis americanas a mí me sonaban... tirando a mal, la verdad. Yo, que soy de bocadillo tradicional de toda la vida, no hubiese estropeado ninguno de mis recreos con uno de esos sandwiches. Pero es que ESE preciso ingrediente AQUí es un ¡PECADO MORTAL!

Lo especial de estas cookies es que quedan blanditas, no tan crujientes como de costumbre y por supuesto, el toque a frutos secos, el sabor a caramelo del azúcar moreno... En fin, que tenéis que hacerlas para conocer la verdadera felicidad galletil. Vais a alucinar.
Vamos con la receta.

INGREDIENTES ♥ (para unas 30 galletas aprox.)
-115 gr. Mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
-100 gr. Azúcar moreno.
-50 gr. Azúcar blanco.
-1 huevo grande (tamaño L)
-180 gr. Mantequilla de cacahuete (tipo “crunchy” es decir, con trocitos de cacahuete).
-160 gr. Harina trigo normal.
-150 gr. Chips de chocolate (y unos cuantos más para la superficie).
-1/4 cucharadita de bicarbonato.
-1 cucharadita de vainilla en pasta.


Elaboración
-Tamizar la harina junto con el bicarbonato y reservar.
-Batir la mantequilla con el azúcar. Cuando esté homogéneo, sumar la mantequilla de cacahuete, el huevo y la cucharadita de vainilla.
-Añadir la harina y mezclar hasta que se incorpore, ¡con cuidado de no sobrebatir, pues eso hará que las cookies se endurezcan!
-Por último, echar los chips de chocolate al gusto (yo echo unos 150 gr. más o menos, pero esto no tiene por qué ser exacto).


-Hacer bolas con la mano del tamaño de un “Ferrero Rocher” (aproximadamente). Ponerlas en una bandeja sobre un papel de horno (o papel vegetal), dejando un espacio de 4 cm. entre ellas, y clavar en la superficie de la galleta más chips de chocolate o M&M’S. Al clavar los trocitos de chocolate, la bola se aplana un poco, pero no debéis aplanarlas más, pues las cookies toman su forma durante el horneado. Refrigerar de 30 minutos a 1 hora (no os saltéis este paso).
-Hornear a 180º de 8 a 13 minutos (depende del tamaño de la galleta y de cada horno). Están listas cuando empiezan a tomar un color dorado.
-Dejar enfriar en la bandeja del horno unos 8 minutos y luego pasarlas a una rejilla para que se enfríen por debajo y pierdan la humedad.
-Para conservarlas, meterlas en una lata y aguantarán una semana, si no se acaban antes…, que seguro se acabarán .


Animo a todos los amigos que las habéis probado, que sois muchos, a que dejéis un comentario diciendo lo que os parecen estas cookies y si de verdad están tan buenas como yo digo, ¿o lo mío es pasión bloggera? Jajajaja.

¡Hasta pronto!

Besos a todos

7 nov. 2013

¡Cumpleaños Feliz!



El sábado pasado celebramos el cumple de mis peques. Cumplían 4 y 2 años y elegimos un día intermedio entre las dos fechas reales de sus verdaderos cumpleaños para el evento. Además de reunir a quince pequeñajos, las mamis y papis aprovechamos la ocasión para echar un ratillo de risas y conversación, nos contamos qué tal estamos, cómo nos van las cosas y nos ponemos al día de todo.

Esta vez alquilamos un local fantástico, que además del "parque de bolas" de turno, cuenta con otra zona de juego donde hay marionetas, cocinitas, disfraces, sofás... Está todo muy bien pensado para que niños y mayores pasemos un rato agradable.

Me moría de ganas por preparar una mesa-dulce para este día, toda preciosa y bien presentada. Hacía meses que iba haciendo acopio de cosas monas, pensando en los colores, en todos los detalles... Y por supuesto, preparé cupcakes y galletas personalizadas para los niños. Como veis, no quedó nada mal, sobre todo teniendo en cuenta que era la primera vez que hacía algo así.


Hice dos recetas de cupcakes:

Cupcakes de chocolate intenso con ganache de chocolate negro.

Cupcakes de crema de cacahuete con frosting de nocilla y relleno de crema de cacahuete.

Creo que quedaron muy buenos (al menos eso decían los invitados, -aunque... ¿qué otra cosa iban a decir?... ¡eran los invitados!-) Yo, con el resfriado que tenía, había perdido el olfato y el paladar. Nada me sabía a nada. Así que no probé ninguno. La decoración de los cupcakes fue variada: puse frambuesas naturales y ralladura de galleta Oreo en unos y mariquitas de azúcar sobre una flor de fondant en otros.


Lo de las galletas personalizadas también gustó bastante, sobre todo a las mamás, que siempre valoramos más este tipo de detalles. Eran galletas de naranja, con fondant encima para decorarlas; rosa para las niñas y azul para los niños (0 en originalidad por mi parte, jejeje). Quedaron así de chulas.


Además de mis dulces, en la mesa hubo lugar para una preciosa milhoja de nata, obra de mi amigo Sergio, que es un fantástico repostero, cocinero e inventor de soluciones de todo tipo. Es esa clase de personas que siempre tiene una idea brillante en el momento justo. Ahora que lo pienso... ¡Sergio debería tener también su propio blog! (-Venga, amigo, ¿por qué no te animas?-) Le pedí para la fiesta una de sus famosas y deliciosas milhojas, y la presentó así de bien, con la cara de Pocoyó. ¡Qué artista! La milhoja, buenísima, para no variar... ¡mmmmm! Nos la comimos enterita, sin remedio. Mirad qué pinta.


La decoración de la mesa, en realidad, la hice con cosas muy sencillas. He de decir que para ello Pinterest ha sido de gran ayuda, pues es una fuente inagotable de inspiración. Para empezar, me descargué (de forma gratuita) estos preciosos banderines con el mensaje de "HAPPY BIRTHDAY". Luego los imprimí en cartulinas, los corté, les hice dos agujeritos a cada uno y pasé un lazo estrecho a todo lo largo. Y... ¡tachán! ¡Ya tenía mi banderola!


Tanto el mantel como el fondo son dos papeles continuos de color amarillo (los compré en la papelería de abajo de mi casa). Los farolillos blancos, los platos, bandejas y porta-tartas son de IKEA. Y ahora os cuento un secretillo... Mirad bien este porta-tarta (no sé qué nombre darle al objeto en cuestión, en inglés se llaman "cake-stand"). Fijaos en él atentamente:


¿Os parece bonito, a que sí? Pues en realidad es un candelabro y un plato (ambos de IKEA). Basta con pegar un poquito de "blue-tack" o similar entre las dos piezas (para que no ocurra ningún accidente) y ya tienes un porta-tarta preciosísimo, que le da un montón de "glamour" a la mesa, claro está. Y por mucho menos dinero que si compraras un "cake-stand" de verdad.

El resto de cositas monas de la mesa (véase: pizarritas, vasos de lunares, botellitas de cristal, pajitas) las compré en "The Craftcake Mama", una maravillosa tienda on-line sobre artículos de papelería, decoración, repostería y mucho más. Yo me enamoré de estas botellitas en cuanto las vi :


Y como la gente no se atrevía a meterle mano a la mesa, pues allá que me lancé yo, para presentar un poco lo que allí había y romper el hielo. Después, sí que comieron, sí. Doy fe de que no quedó ni un solo cupcake


Si queréis haceros una idea más fiel de lo que fue el cumpleaños, podéis ver este vídeo-noticia, hecho por mi maravillosa cuñada, sin duda la más creativa, creadora, imaginativa y genial de todos los allí presentes (sin menospreciar a nadie, que conste). Qué suerte la mía.

video

Y poco más que contar. Fue una tarde feliz para nosotros. Los niños se lo pasaron en grande, que era de lo que se trataba principalmente. Y se durmieron en el coche antes de llegar a casa, ¡angelitos! 

¡Hasta pronto!

Besos a todos.


29 oct. 2013

Cupcakes de Halloween









No he podido resistirme y al final he caído en la tentación. He preparado cupcakes de Halloween para mi primera receta del blog. Son tan monos... No me digáis que la decoración no está total. ¿Os imagináis presentando estos preciosos dulces para celebrar Halloween? ¿Y la cara que pondrían vuestros amigos-familia-compañeros de trabajo al verlos? Bueno, pues lo mejor es que son súper fáciles de hacer, en serio, aunque se necesitan algunas cosas más que las que publiqué en el post previo de "utensilios imprescindibles". Aquí podréis ver el paso a paso de la decoración y evidentemente la receta del cupcake también, faltaría más.


En realidad el bizcocho es un simple "carrot cake" (pastel de zanahoria) con un frosting de crema de queso a la naranja. Están de muerte, os lo aseguro. La zanahoria le da una jugosidad indescriptible al bizcocho, que queda tieeeeeernooooo y mega esponjoooooosoooo. Y luego ese ligero toque a canela que los hace tan especiales, tan apetecibles. Son perfectos para cualquier ocasión, y particularmente, a mí me parece que tienen un sabor muy otoñal. No os arrepentiréis de hacerlos, os lo prometo. Tenéis que probarlos, porque son deliciosos. Y si además tenéis niños, se lo pasarán pipa jugando con el fondant y "ayudando" en la cocina .

Bueno, vamos ya con la receta.

CUPCAKES DE ZANAHORIA (del libro "Primrose Bakery")

Ingredientes (para unos 12 cupcakes aprox.)

-225 gr. de zahahorias, peladas y ralladas.
-130 gr. de pasas de corinto (sin pepitas).
-2 huevos grandes (a temperatura ambiente).
-130 de azúcar moreno.
-120 ml. de aceite de oliva suave.
-1/2 cucharadita de extracto de vainilla natural.
-2 cucharaditas de ralladura de naranja.
-120 gr. de harina de trigo.
-1 cucharadita de bicarbonato sódico.
-1 pizca de sal.
-1 cucharadita de canela molida.

Elaboración

-Precalentar el horno a 160 grados y poner en la bandeja de magdalenas las cápsulas de papel.
-Rallar las zanahorias y mezclarlas con las pasas en un cuenco. Reservar.
-Batir en otro cuenco los huevos con el azúcar. Luego, incorporar el aceite, la vainilla, la ralladura de naranja. Batir bien.
-En otro cuenco, tamizar los ingredientes secos, es decir: harina, canela, sal, y bicarbonato. Por mucha pereza que os dé, ¡HAY QUE TAMIZAR! Ir añadiendo poco a poco la mezcla de harina tamizada a la de huevos y azúcar, con una cuchara de madera o espátula (en este punto lo mejor es abandonar el batidor de varillas si lo estábais usando, porque las harinas NUNCA deben batirse mucho, ya que endurecen la masa). Hay que batir simplemente hasta que los ingredientes estén homogéneos, no más.
-Verter la masa en las cápsulas de papel, llenándolos sólo 2/3 del total (un pelín más de la mitad).
-Hornear entre 20-25 minutos. No abrir el horno hasta que haya pasado más de la mitad del tiempo total de horneado. Para saber si están bien hechos, clavar un palito de madera sobre los cupcakes. Si el palito sale limpio, ya están listos.
-Dejarlos enfriar fuera del horno, dentro de su bandeja, unos 5 min. Pasado ese tiempo, ponerlos en una rejilla para que se enfríen del todo.


-No decorar con el frosting hasta que no estén fríos. Esta vez no usé la manga pastelera, como suelo hacer, sino una espátula para extender la crema sobre el cupcake. Es una técnica más simple, pero también queda muy bonita y es lo más fácil del mundo.
-Para la decoración podéis usar figuras de fondant (tipo calabaza, gato, etc.), sprinkles (fideíllos de colores -los míos son negros, blancos y naranjas-), o lo que se os ocurra. En este sentido, la imaginación no tiene límites.
-Lo ideal es que una vez hechos y decorados, los conservéis en la nevera, y que, si hacéis las figuras de fondant, esperéis hasta el último momento para colocarlas. NUNCA metáis el fondant en el frigo, porque se estropea irremediablemente (lo digo por experiencia).


FROSTING DE QUESO A LA NARANJA

Ingredientes

-175 gr. de queso tipo Philadelphia (¡no light!)
-450 gr. de icing sugar (es un azúcar específico para que el frosting quede finísimo y no mastiquemos el azúcar al morder nuestros cupcakes) o azúcar glas en su defecto (¡siempre tamizados! -tanto el icing sugar como el glas-).
-125 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente (¡no vale la margarina y debe estar a temperatura ambiente!)
-La cáscara rallada de una naranja.

Elaboración

-Batir todos los ingredientes juntos en un cuenco grande. Primero, durante 1 min. a velocidad medio-baja, y luego, al menos, 5-7 min. más a velocidad medio-alta. (Este frosting necesita conservarse en la nevera, porque lleva queso, pero normalmente, si no llevan queso o nata, se pueden mantener a temperatura ambiente). Yo he utilizado también colorantes en pasta de la marca Wilton, para teñir la crema y darle así un aspecto más "halloweenero" .


Como veis, el resultado es espectacular. Yo los llevé al trabajo y la gente los veía tan bonitos que no se atrevía a comérselos. Pero es que, además de bonitos... ¡¡¡están bueníííííísimos!!! ¿Qué más se le puede pedir a un cupcake? He de decir que no hay mayor satisfacción para quien los ha cocinado.

Pues aquí no queda la cosa. Ahora, ¿os animáis a hacer las figuras del gato y la calabaza? De verdad que no tiene complicación, es facilísimo. ¡Tenéis que intentarlo porque lo vais a conseguir! Yo cogí la idea del blog "Objetivo Cupcake Perfecto" de Alma Obregón. Era la primera vez que los hacía y quedaron así de bien (sin ser una experta modelando el fondant, os lo aseguro). Con este paso a paso no se os van a resistir. Mirad qué sencillo.

UTENSILIOS E INGREDIENTES PARA HACER EL GATO Y LA CALABAZA

-Fondant de colores: negro, naranja, verde y blanco.
-Rotulador negro de tinta comestible (si queréis que los gatos sean comestibles 100%, si no, podéis usar un rotulador normal y no comeros los ojos).
-Cortador pequeño con forma de flor o estrella.
-Esteca con forma de cuchillo o cuchillo de plástico en su defecto.
-Palillo de madera de punta redondeada.
-Pincel y un poco de agua.

EL PASO A PASO POR FOTOS

Para el gato

-Hacemos dos bolas de fondant negro, una de ellas algo menor que la otra (una será el cuerpo y otra la cabeza).


-Con el palito de madera hacemos dos agujeritos en la bola menor (serán los ojos).


-Rellenamos ese hueco con dos bolitas de fondant blanco y con el rotulador negro pintamos las pupilas.


-Pegamos la cabeza al cuerpo con un pincel mojado ligeramente en agua.


-(¡Qué feíto está el pobre! Pronto parecerá un gato. Sólo dos pasos más). Hacemos dos bolitas pequeñas para las orejas y con la ayuda de un cuchillo de plástico o esteca le damos forma triangular. Luego las pegamos con un poquito de agua.


-Hacemos un fideo gordito para la cola. Aplastamos una de las puntas y pegamos ese extremo debajo del gato. Yo además usé un rollo de papel fixo para que mantuviera la cola erguida. Sólo hay que esperar a que el fondant se seque y se quedará con esa forma.



Para la calabaza

-Hacemos una bola de fondant naranja, de un tamaño similar al del cuerpo del gato. Con la esteca o cuchillo, vamos dibujando líneas equidistantes.



-La ponemos sobre una superficie de plástico y la aplastamos suavemente con el dedo.


-Con el fondant verde, amasamos hasta formar un cono. Aplastamos un poco su base y cortamos con el cortador de flor o estrella.


-¡Ánimo, ya casi la tenemos! Unimos con un poco de agua ambas partes y... ¡calabaza halloweenera que te crió!


-Son tan "lovely" estás figuras... y sí, da pena comérselas



Para ser la primera receta no está mal ¿verdad? Si no tenéis todo lo que yo he usado, podéis prescindir de las figuras de fondant y decorarlos de una forma más sencilla. Espolvoreados con canela y ralladura de naranja también quedan muy bien, y eso seguro que lo tenéis.

Espero que disfrutéis de la noche de Halloween y que os lo paséis de miedo degustando estos maravillosos cupcakes.

¡Hasta pronto!

Besos a todos.