29 ago. 2014

Tarta y cupcakes de caramelo para el cumpleaños de Ángel (¡y receta del Swiss Meringue Butter Cream!)


F. es de esas abuelas enamoradas. Es fácil encontrarla pegada al móvil o al ordenador, sonriendo dulcemente mientras ve algún vídeo de su pequeño Ángel. Por eso, no me sorprendió que quisiese regalar a su nieto una tarta especial para su primer cumpleaños. "Lo único que te pido", me dijo ella, "es que aparezca la elefanta de Pocoyó" (o sea, Eli), porque el pequeñín se disloca con dicho personaje. ¡Qué mono, por favor! Conocía una tienda del centro de Málaga donde sabía que podría encontrar a los personajes de Pocoyó en tamaño mini para decorar la tarta. Y los encontré: a Eli, Pocoyó y Pato.


Tanto la tarta como los cupcakes estaban hechos siguiendo la misma receta: bizcocho de vainilla glaseado con una SMBC (Swiss Meringue Butter Cream) de caramelo. La receta del bizcocho ya la he publicado en el blog, en el post llamado "6 cupcakes de vainilla para principiantes". Si aún no la habéis probado, os la recomiendo de todas todas. Queda un bizcocho riquísimo y es muy sencillo de hacer. La SMBC de caramelo ya es otra cosa. Tampoco es que sea una obra de ingeniería, pero más complicadilla que la buttercream clásica sí que es, para que nos vamos a engañar. Ahora bien, si ya habéis probado a hacer la buttercream normal y no os acaba de convencer por su extrema dulzura y porque, por mucho que tamices y batas, siempre notas los minúsculos granitos del icing sugar... ¡este frosting os va a encantar! Es mucho más ligero, suave, sin granitos de azúcar en el paladar. Una maravilla. Os animo a que lo intentéis hacer, porque el resultado merece mucho la pena. Yo la aprendí en el curso de Supercupcakes, impartido por Ivana Muntán de Cupcakes a diario y desde entonces esta crema ha reemplazado a la buttercream en todos mis dulces.


Aquí tenéis las recetas:

RECETA BIZCOCHO DE VAINILLA

♥ RECETA DE SMBC DE CARAMELO (receta de Ivana Muntán)

•Ingredientes:
•60 gr. de albúmina (se compra en tiendas especializadas de repostería)
•60 ml. agua templada
•80 gr. azúcar
•220 gr. mantequilla pomada
•pasta concentrada de caramelo al gusto (yo puse dos cucharadas)


•Elaboración:
•Hidratar la albúmina con el agua templada. Mover bien para que no haya grumos y dejar reposar unos 15 minutos.
•Pasar a un cazo y añadir el azúcar. Calentar al baño María a fuego medio-bajo, hasta que se disuelva el azúcar.
•Batir  con la batidora de varillas y empezar a montar. Ir aumentando la velocidad hasta conseguir un merengue firme y brillante.
•Ir añadiendo la mantequilla pomada poco a poco.
•Batir hasta que quede homogéneo.
•Sumar la pasta concentrada, de caramelo en este caso y batir un poco más para que se mezcle bien.

Y así de monos quedaron los cupcakes dentro de su cajita. Un poquito de washitape por aquí, un adornito por allá y listo.


Según me contaron, todos disfrutaron de la tarta y de los cupcakes. Incluso el pequeño Ángel los probó. Pero sin duda, lo que de verdad gustó al homenajeado fue Eli,  ¡la elefanta rosa! ☺☺☺.

Besos a todos.

¡Hasta pronto!



5 ago. 2014

Mesa dulce para el dulce Leo

A finales de junio mi amiga Leti celebró el primer cumpleaños de su pequeño Leo. Al tratarse de algo tan especial, su mamá encargó a Nubes de Cupcakes una mesa dulce para homenajear al peque y deleitar a los invitados. Hubo todo tipo de dulces y la mesa quedó realmente bonita, predominando los colores amarillo y blanco.

No os imagináis la ilusión con la que preparé el evento y lo que disfruté cuando lo vi todo colocado, con tanta armonía. Aunque estaba invitada, no pude asistir al cumple, pues a esa misma hora mi pequeño Leo (el mío, no el de mi amiga) "actuaba" en la fiesta fin de curso de la guardería. Por lo que me contó Leti, todo salió bien y la gente "flipó" con la mesita tan mona, jeje.

Preparé galletas de mantequilla (por cierto, una nueva receta que me ha enamorado) de dos tipos: con forma de mariposa y otras decoradas con papel de azúcar. Era la segunda vez que recurría al papel de azúcar. Lo he descubierto hace relativamente poco, y es que me trae loca, ¡queda tan bien...!

También hice minicupcakes de tres sabores, tratando de agradar a todo el público:

de dulce de leche con glaseado de choco-avellana y decoración de mini tableta.
de chocolate con frosting de choco negro con Baileys y sprinkles de estrellas.
de vainilla con crema de mango y topping de mini lacasitos.


Hubo además cakepops, porque a los niños les encanta y porque son una cucada también. La masa del bizcocho era de vainilla, pero la teñí de dos colores para que fueran más divertidos. Lástima que no tenga foto del bocado. Estaban cubiertos por candy melts amarillos y decorados con margaritas y mariposas de fondant.

 
Y por si fuera poco, chuches varias, colocadas en vasitos de cupcakes y en botellitas vintage.


La forma de dar equilibrio a la mesa dulce es armonizar los colores y añadir objetos bonitos donde presentar lo que se va a comer. Si además recurrimos a detalles como flores frescas, guirnaldas, pompones de papel de seda, cubiertos de madera... la mesa quedará perfecta. Hay mil cosas que se pueden hacer, sólo deja volar tu imaginación y ya verás. Yo estoy deseando preparar otra mesa de estas. Para el cumple de mis peques cae fijo .


¡Hasta pronto!

Besos a todos.


2 may. 2014

¡RETO PARA MIS CUPQUETEROS! Cupcakes de chocolate y avellana con galletita homemade.


Me ha tocado ser la primera. Sí, a mí, que me gusta mezclarme entre la muchedumbre y que no se me oiga, que prefiero pasar desapercibida en los grandes grupos; a mí, que no quería tener la responsabilidad de "sentar un precedente"; precisamente a mí me han asignado el primero de los retos reposteriles del grupo de locos cupqueteros que formamos la última edición del curso Supercupcakes, aprendices de sueños bajo los atentos ojos de Ivana Muntán, de Cupcakesadiario.


Lo he asumido con ilusión y lo he hecho lo mejor que he podido, a sabiendas de que muchos de vosotros os merecíais un reto más sofisticado, tal vez. Pero está hecho con cariño, con humildad y con buen espíritu. En resumidas cuentas, se trata de seguir pasándolo bien tras la finalización de los ejercicios de nuestro curso y de tener un aliciente para seguir horneando cosas deliciosas.


¿Qué os podía proponer? Tenía claro que el ingrediente que no podía faltar era la pasta de avellana italiana de Home Chef. Me encanta. Es de esas que queda tan bien que te apetece ponérsela a todo, pero tampoco es plan, claro. Con chocolate va genial. ¿Y por qué no hacer unos cupcakes de chocolate y avellana? Uf, qué poco original. ¿Y si lo mejoro con algún tipo de decoración que no hayamos practicado durante el cursillo? ¿Una galletita quizá?  ¿Hecha también por mí? ¡¡¡ Olé, ya tengo reto!!!


Esta receta flipará a los golosos, amantes del chocolate y de la Nutella. El bizcocho de chocolate tiene un sabor intenso, riquísimo. Queda maravillosamente jugoso y tierno... y con ese toque a avellana, ¡mmmmmmm! El frosting es una SMBC (Swiss Meringue Buttercream), que combina también esos dos sabores, el chocolate y la avellana italiana. Y, por si fuera poco, la galletita de mantequilla rellena de Nutella está para morir por sí sola. Todo, completito es como un homenaje a mis tardes de infancia, de meriendas de pan con nocilla, de pan con chocolate, un tributo a la más pura felicidad de cuando era niña.

Esta es la receta:

BIZCOCHO -para unos 12 cupcakes- (receta de Alma Obregón con ligeras modificaciones)

Ingredientes:
-2 huevos
-115 ml. de nata para montar (35% M.G.)
-100 ml. de aceite de oliva suave
-20 ml. de melaza o miel de caña (que no cunda el pánico. La miel de caña la venden en Mercadona)
-120 gr. de azúcar moreno
-120 gr. harina de trigo
-35 gr. de cacao en polvo sin azúcar (como el de la marca "Valor", que podéis encontrar también en Mercadona)
-1 cucharadita y media de levadura
-1 cucharadita y media de pasta de avellana italiana "Home Chef"

Elaboración:
-Mezclar los cinco primeros ingredientes y reservar.
-Tamizar harina, cacao y levadura.
-Añadir los ingredientes secos tamizados a la primera mezcla.
-Por último, sumar las pasta de avellana.
-Repartir la masa en las cápsulas, llenándolas unos 2/3.
-Hornear a 180º unos 18-20 min. Es importante que no os paséis en la cocción de los bizcochos de chocolate, pues se secan demasiado y es una pena. Cuando pinchéis con un palito y sólo salgan unas pocas migas, ya estará hecho.
-Dejar enfriar sobre una rejilla y decorar con la crema cuando estén completamente fríos.

FROSTING

-Para el glaseado, preparé una SMBC, receta de Ivana de Cupcakesadiario, a la que añadí 30 gr. de cacao en polvo sin azúcar (el mismo que hemos usado en el bizcocho) y 1 cucharadita y media de la ya famosa pasta de avellana. Tened en cuenta que, si queréis glasear los 12-13 cupcakes que salen en la receta, deberéis doblar las cantidades de la SMBC, pues, de lo contrario, sólo tendréis frosting para unos 5 cupcakes.

-Los que prefiráis hacer un frosting más sencillo, podéis optar por una Buttercream básica, que ya he publicado antes en el blog, a la que podéis añadir 2 cucharadas grandes de Nutella.

GALLETITA:

-He utilizado mi receta de galletas de mantequilla, pero os propongo que innovéis aquí. Que cada uno ponga la galleta que quiera, aunque tiene que estar hecha por vosotros. He aquí el reto.

Jejejejeje. Me apetece muchísimo ver vuestras creaciones. Y es que mis compañeros de curso son lo más de lo más. Se motivan con una facilidad asombrosa y son capaces de inventar maravillas con cosas muy simples. A lo largo de nuestro curso, me habéis dejado muchas veces con la boca abierta, pegadita a la pantalla del ordenador, admirando vuestras fotos, flores, glaseados, decoraciones... He aprendido muchísmo. Pero lo mejor es que lo sigo haciendo. Sois mis mejores maestros, chicos.


Mirad bien ese bizcocho, esa textura jugosa, pero nada apelmazada. Soy fan absoluta de este cupcake. Tal que así. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.


¡Ah! Casi se me olvida. El que quiera también puede poner esas banderitas tan monas que yo he colocado. Es un elemento de lo más decorativo. Con un par de pajitas o palitos, y un cordel o baker's twine os apañáis esta mini banderola ideal de la muerte. El alfabeto está disponible en Pinterest. Es un imprimible gratuito. Pichad aquí si lo queréis. ¡Maravilloso Pinterest!


¡Hasta pronto!

Besos por doquier

24 mar. 2014

6 Cupcakes de vainilla para principiantes


Por fin, una receta fácil, sencilla y rica. Si aún no os habéis animado a hacer cupcakes por miedo al fracaso, este es vuestro momento, esta es VUESTRA RECETA. No tiene ninguna complicación. Y, encima, están más que buenos. He hecho varias recetas de cupcakes de vainilla, pero me quedo con esta, porque el bizcocho queda muy jugoso y esponjoso. ¿No veis cómo brillan? Si parece que están diciendo: ¡cómedme!, ¡comedme! 

Entre las muchas ventajas de esta receta está que sólo es para 6 unidades. Está claro que el que quiera 12 pastelillos, tendrá que duplicar las cantidades (¡obvio!). Además no necesitáis ningún ingrediente extraño. Todo es muy de andar por casa. Admiten todo tipo de rellenos (mermelada, chocolate, dulce de leche, crema pastelera...), pero si los queréis dejar tal cuál, os resultarán también deliciosos, os lo prometo. Yo los he rellenado con mermelada casera de fresa hecha por mí, que tenía envasada, esperando una gran ocasión.


RECETA PARA 6 CUPCAKES DE VAINILLA

INGREDIENTES del bizcocho:

-45 ml. de aceite de oliva suave.
-95 gr. de azúcar blanco.
-1 huevo L.
-90 gr. de harina de trigo.
-3/4 de levadura (equivale a 3'75 gramos).
-45 ml. de leche.
-1/2 cuharadita de vainilla en pasta.

ELABORACIÓN del bizcocho:

-Precalentamos el horno a 180º. Colocamos las cápsulas en el molde.

-En un bol batimos bien el aceite con el azúcar y el huevo. Cuando esté integrado incorporamos la harina, tamizada con la levadura.

-Finalmente añadimos la leche y la vainilla, y mezclamos hasta tener una mezcla homogénea.

-Llenamos las cápsulas máximo 2/3 de su capacidad.

-Horneamos unos 20-22 minutos o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

-Pasamos a una rejilla para que pierdan el calor por abajo.


La crema es una simple butter cream aromatizada con pasta de frambuesas, que le dio ese delicado tono rosa. Es mucho más aconsejable usar pasta concentrada de frutas que un simple colorante artificial, que sólo aporta color y nada de sabor. Pero bueno, como este post está dirigido a "principiantes" no vamos a complicar la historia y simplemente os pongo la receta de la crema de mantequilla a la que podréis añadir una cucharadita de vainilla o del sabor que queráis.

RECETA DE BUTTER CREAM (para 6 cupcakes)

Ingredientes de la crema:

-125 gr. de mantequilla pomada.
-150 gr. de icing sugar o azúcar glas en su defecto.
-1/2 cuharadita de vainilla en pasta.

Elaboración de la crema:

-Batir la mantequilla a velocidad medio-baja, hasta que tenga una textura cremosa.
-Ir añadiendo poco a poco el icing sugar tamizada. Primero a velocidad medio-baja y luego ir subiendo la velocidad progresivamente hasta llegar a la máxima potencia.
-Sumar la vainilla y batir 1 minuto más.



Así de simple. Receta sin complicaciones. Ya no tenéis excusa. Si queréis causar sensación en algún evento próximo, no dudéis en presentaros con una cajita de estos cupcakes. Fliparán seguro y os querrán más. ¿No está chachi que la gente nos dé su amor a cambio de cupcakes hechos también con amor? Life is wonderful!

Si os apetece darle un toque chic a la decoración, con unos palillos, un poco de whashi tape y un lacito a juego tendréis unas lindas banderitas. Quedan remonas.

¡Hasta pronto!

Besos a todos.







18 feb. 2014

Galletas y Cupcakes por San Valentín

La semana pasada, pese a mi gastroenteritis, naúseas y mal cuerpo generalizado, tuve que hornear mucho, muchísimo, pues el Instituto donde trabajo como profesora me hizo un encargo súper especial: ¡galletas de San Valentín! No hace falta que os diga que este tipo de trabajos de "envergadura" me encantan . Los veo como un reto. Y me pirra cualquier reto de tipo reposteril. Hice 102 galletas, y otras muchas que no llegaron a salir de mi cocina, pues allí estaba mi hija, haciendo guardia frente al horno con su sempiterno: "¿falta mucho, mamá?" Un amor de criatura

Preparé la receta habitual de mis galletas de mantequilla, que ya he publicado en el blog, porque de todas las que he probado, es la que queda mejor de sabor y las galletitas no se deforman durante el horneado. Las decoré con fondant (tan socorrido siempre) en tonos rojos, rosas y blanco. Corazón, por aquí, mensajito por allá y la decoración de la galleta ya estaba lista. Las empaqueté de dos en dos y las adorné con un poco de baker twine rojo-blanco. Quedaron muy tiernas, la verdad .

Como estuve mala malísima, no fui al trabajo el día 14 y me perdí las caritas de los enamorados al recibir sus galletas.

                                                                  ♥ 
Os dejo también algunas fotos de mis cupcakes amorosos (otro encarguito), aunque os pido perdón por la mala calidad de ellas. Acabé muy tarde de hacerlos y ya no había luz natural. Con la lámpara del salón de mi casa no fui capaz de sacar una foto medianamente decente. Pero al menos, podéis ver las decoraciones. La receta se merece un post aparte, que ya llegará, os lo prometo. Estaba absolutamente ¡¡DE-LI-CIO-SA!! Sólo puedo adelantar que eran de "Kinder Bueno", jejejeje (palabras mayores ).


¿Cómo fue vuestro San Valentín? ¿Os hicieron algo especial? ¿Sorprendisteis vosotros a alguien? Sea como fuera, espero que el amor estuviera presente en vuestras vidas, bueno, no sólo ese día, sino todos los del año, jejeje.

¡Besos amorosos a todos y gracias por estar ahí!

¡Hasta pronto!

18 ene. 2014

Mermeladas para mi amigo invisible "HAND-MADE"


No sé a cuál de mis amigos se le ocurrió la idea de hacer un amigo invisible tipo "hand-made", es decir, hecho por nosotros mismos, pero lo cierto es que me vino como anillo al dedo. Al final, y para poder facilitar las cosas a los que se declaraban rotundamente "no manitas", añadimos además la posibilidad de que fuera "low cost", limitando la cantidad a gastar a un precio lo bastante asequible. De esta forma, inauguramos el primer amigo invisible "hand-made-low-cost" de la historia de nuestra pandilla. Y fue ¡genial!

Yo me decidí por unas mermeladas caseras, acompañadas de unas galletitas, que quedaron de lo más monas y apetecibles. Lo fácil hubiera sido preparar cupcakes, pero eso no habría sido ninguna sorpresa. Opté por las mermeladas, algo que parecía bastante fácil y, aunque en realidad lo es, me dieron un poco de "guerra" en lo que se refiere al espesor de la confitura. Me quedaban muy líquidas... Y me negaba a añadirles nada (-gelatina neutra es lo que se usa habitualmente-) para espesarlas. Otro de los problemas fue la escasa variedad de frutas que hay ahora en invierno. La de fresas estuvo clara desde el principio. Los otros dos sabores fueron naranja y manzana a la canela.


Para hacer la de naranja tuve especial cuidado en quitar toda la parte blanca de la fruta, para que no quedase amarga, que es algo que no me gusta nada de nada. Recuerdo que, cuando estuve en Inglaterra, cada día nos ponían para desayunar una mermelada de naranja muy dulce, sin ese toque amargo tan desagradable para mí. Siempre la he intentado comprar en España, pero ahora ya sé que la puedo hacer yo misma en casa. Y está... ¡riquíííííííííísimaaaa!


Me apañé unos botecitos especiales de conservas, los esterilicé junto a las tapas hirviéndolos y los sequé en el horno para que no quedase humedad. Una vez hechas las mermeladas, los cerré al vacío, metiendo los botes en una olla grande, cerrados y boca arriba, cubiertos totalmente de agua (ésta debe sobrepasar los botes unos 5 cm.), y los tuve hirviendo unos 30 min. Luego los coloqué boca abajo y los dejé enfriar toda la noche. Terminado este proceso, la conserva en cuestión puede aguantar ¡hasta 9 meses!


Hice las mermeladas con la Thermomix de mi madre, después de varios intentos fallidos al modo tradicional. Las recetas las podéis consultar en estos enlaces:


Creo que me quedó un regalo de lo más coqueto y os lo recomiendo para cualquier ocasión en que queráis sorprender a alguien con algo hecho en casa, pero con un aspecto muy cuidado. Colocad los botes en una caja bonita, decoradlos con tapas de papel o tela, etiquetas identificativas, cuidad la presentación armonizando colores y estilos. Podéis inspiraros viendo fotos en Pinterest, como éstas:


Así que ya sabéis, tomad nota y acordaos de este post cuando queráis hacer un regalito mono y 100% hand-made.

¡Ah! Casi se me olvida. Esto fue lo que recibí yo de mi amigo invisible pandillero. Hecho a mano pieza a pieza. Un puzzle con la foto de mis niños. Presentado en una cajita preciosa. Me encantó. ¿No es chulísimo? By the wonderful Sergio, of course! 



Besos a todos.

¡Hasta pronto!