5 mar. 2015

Galletas de mantequilla sin huevo



Hay pocos placeres comparables al placer de estrenar. Estrenar zapatos, ropa, perfumes, lápices, bolis, cuadernos... esas cajas de ceras de colores nuevas que huelen tan bien... La historia de estas galletas es también la historia de un deseo de estrenar una nueva adquisición de material repostero: un sello para galletas. Lo vi en la tienda CASA, a muy buen precio. Y caí en una décima de segundo, o menos. Bueno, no fue lo único que cayó. Al sello para galletas hay que sumar un par de bandejitas de madera, dos paquetes de sevilletas de lunares en verde mint, una taza rosa y una lata para guardar galletas que finalmente regalé a mi madre. Todo precioso y económico. 

Esa misma tarde busqué una receta de galletas de mantequilla, pero necesitaba variar y que tuviera algo diferente. Di con una que no llevaba huevo y que sólo consta de tres ingredientes principales: mantequilla, harina y azúcar glas. ¡Y qué descubrimiento! Saben como las Galletas Danesas o mejor. Crujientes, sabrosas, ricas, delicadas y muy fáciles de hacer. Y además, aptas para los alérgicos al huevo. Receta perfecta. Estoy deseando repetirla, porque ya se han acabado. Desaparecieron en sólo 12 horas.

Esta es la RECETA:

INGREDIENTES (para unas 25 galletas)
-150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
-250 gr. harina trigo
-75 gr. de azúcar glas
-1 cucharadita de levadura (5 gr.)
-1 cucharadita de pasta de vainilla
-1 pizca de sal

ELABORACIÓN
-Tamizar la harina, la levadura y la sal. Reservar.
-Batir la mantequilla junto con el azúcar glas, hasta que esté integrado y con aspecto cremoso.
-Añadir la pasta de vainilla y batir un poco.
-Comenzar a echar la harina+levadura+sal tamizadas, poco a poco, hasta que quede homogéneo.
-Estirar la masa colocada entre dos papeles vegetales (especiales para hornear), hasta dejarla nivelada.
-Meter en el frigorífico 30 minutos.
-Precalentar el horno a 180 grados diez minutos antes de sacar la masa de la nevera.
-Dar forma a las galletas con cortapastas o como desees. La masa sobrante debe volver a estirarse con el rodillo y meterse en la nevera cada vez que vayas a formar las galletas.
-Hornear a 180 grados unos 10 minutos.
-Una vez fuera del horno, pasar a una rejilla para que pierdan el calor por debajo.
-Conservar en una lata o en un recipiente hermético. Pueden aguantar frescas  durante meses.

¡Qué monas quedaron! ¡Y tan buenaaaaaaaaasssss! 

Son perfectas para la hora del té o café. O el desayuno. O para regalar a tu madre, padre, hermanos, amigos, novios... Mirad qué bonita presentación con un simple lazo y una blonda .

Espero que las disfrutéis tanto como yo. Estoy segura de que os van a encantar.

¡Hasta pronto!

Besos






4 comentarios:

  1. Little Noa5/3/15 21:22

    Q buena pinta y q fotos más divinas haces!!! Me las apunto!! :-* :-* :-* :-*

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Quedan ricas ricas, como diría Arguiñano, el amigo de Meri, jijiji. Besos gordos a los cuatro.

    ResponderEliminar
  3. Este finde me animo y pruebo a hacerlas, aunque ya sé que no me van a quedar tan divinas 😜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda ya! Ya verás como sí. Además, lo más importante es que te queden ricas y con esta receta eso está asegurado. Muchas gracias por comentar ;) Besos galletosos

      Eliminar

Gracias por leerme y visitar mi blog. Me encantaría que me dejaras un comentario, ¿te animas?