14 may. 2015

Muffins "banana bread" con chocolate


Ya hacía días que tenía que haber publicado esta receta, pero llevo una racha de lo más complicada. La anuncié en Facebook y os dejé ahí, con la espera y la necesidad. Bueno, pues ya ha llegado por fin. Es una súper receta, suculenta a más no poder, sabrosísima y con mucho aroma. Se come con los cinco sentidos. La combinación del plátano y el chocolate ya sabemos que casa muy bien. Estoy convencida de que os va a encantar cuando la probéis y la repetiréis más de una vez. 

Normalmente no me pasa, pero esta vez, se me quedaron un par de plátanos en el frutero. Conforme iban pasando los días, menos apetecía comérselos. Busqué una receta para aprovecharlos y di con esta maravilla en el blog de Alma Obregón, que siempre me saca de todos los apuros. Ella presentó los bizcochillos en unos moldes rectangulares, divinos por otra parte, pero yo me tuve que conformar con hacerlos en formato "muffin". Lo cierto es que, con mis también muy monas cápsulas amarillas, quedaron divinos igualmente.


Os cuento cómo se hacen estas delicias:

INGREDIENTES:

100 ml de aceite de oliva
2 huevos
3 plátanos grandes, bien maduros
75g de azúcar blanco
75g de azúcar moreno
225g de harina
1 cucharadita de levadura química
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
1/2 cucharadita de canela
Chips de chocolate al gusto




PREPARACIÓN:
  • Precalentar el horno a 180º.
  • En un bol, tamizar la harina con la levadura, bicarbonato y canela. Añadir los dos tipos de azúcar y reservar.
  • En otro bol, batir los huevos con el aceite. Incorpor los plátanos machacados.
  • Añadir esta mezcla a la de la harina e  incorporar  hasta conseguir una masa un poco densa. No hace falta que esté perfectamente uniforme. Añadir  los chips.
  • Repartir la masa en los moldes.
  • Hornear unos 20 minutos o hasta que al pinchar con un palito salga limpio.


Receta sencillísima. No hay excusa. 

¡A comer!

Besos y hasta pronto.


1 comentario:

Gracias por leerme y visitar mi blog. Me encantaría que me dejaras un comentario, ¿te animas?